Copyright, ACQWEATHER y Asociados, Santo Domingo, República Dominicana. Calle Santiago No. 453


TORMENTAS LOCALES SEVERAS SOBRE SANTO DOMINGO

Antonio Cocco Quezada

A comienzos de la semana una circulación ciclónica de nivel medio dominaba el Caribe Central incluida la isla Española proyectando una vaguada en superficie sobre la República Dominicana, esta situación originaba formaciones nubosas importantes algunas de las cuales se convertían en poderosos cumulonimbus aislados que provocaban precipitaciones locales intensas con crecidas de pequeños ríos; mientras esto sucedía, el huracán Michael se organizaba muy al norte en el océano atlántico. El martes 17 al final de la mañana se observaron en las imágenes de satélites que se actualizaban cada media hora, la formación de una línea de inestabilidad producto de la interacción de las bandas distantes del huracán con la vaguada superficial que se desplazaba de oeste a este sobre la República Dominicana aumentando considerablemente la frecuencia de descargas eléctricas.

Otra línea muy activa estaba localizada este a oeste sobre el país muy próxima a las costas sur como se puede ver en la imagen de satélite del día 17 a las 5:15 de la tarde cerca del momento de máxima inestabilidad, las dos líneas de inestabilidad comenzaron a acercarse desde las primeras horas de la tarde de acuerdo al monitoreo de las descargas eléctricas realizado en la estación automática de observación del Club de Meteorología del Colegio Loyola de Santo Domingo donde se pudo observar el desplazamiento hasta coincidir en algún punto sobre la ciudad como se puede ver en el mapa, culminando con tormentas locales severas que desencadenaron violentas corrientes de aire descendentes desde el interior de una de las nubes que se movían en familia sobre la ciudad. Este tipo de corrientes de aire aunque no tienen la característica rotacional de los tornados pueden alcanzar velocidades equivalentes a la de huracanes categorías 1 y 2.

Los puntos dentro del mapa representan descargas eléctricas en un instante determinado, se observa fácilmente la mayor actividad y convergencia sobre Santo Domingo, una línea que se dirige al norte y pasa al este de Puerto Plata y Grand Turk y la otra que se dirige al oeste hasta Puerto Príncipe. Obsérvese la actividad en el canal de la Mona y la ausencia de puntos en el noroeste de la República Dominicana acorde con los cielos despejados que se observan en la imagen del satélite GOES-8.

Todo parece indicar que, cuando hay coincidencia de sistemas tropicales y subtropicales sobre la República Dominicana se producen estas líneas de inestabilidad como sucediera en el tornado de la Caleta del 6 de octubre de 1996 donde se observaron descendentes sobre la autopista Santo Domingo a Boca Chica antes de que el tornado se manifestara en superficie como un Categoría 2 en la escala de intensidad de tornados de Fujita.

 

Lo peligroso del fenómeno es lo sorpresivo del mismo, sin embargo, dado que estas corrientes descendentes fuertes están relacionadas con nubes que además están produciendo descargas eléctricas, los truenos se convierten en el sistema de aviso adecuado, debiendo seguirse las medidas de seguridad que para estos casos se han diseñado y que fueran publicadas en los medios de comunicación; este es otro ejemplo de la necesidad de una orientación de la educación hacia los desastres de la naturaleza.

ACQ

Oct.20,2000