Copyright, ACQWEATHER y Asociados, Santo Domingo, República Dominicana. Calle Santiago No. 453

TEORIA VIENTOS ….

 

INTERIORIDADES DE LOS HURACANES

 

Antonio Cocco Quezada

Meteorólogo Consultor,

Miembro de la Sociedad Meteorológica Americana

 

En los primeros libros sobre huracanes que hemos tenido la oportunidad de leer salen publicadas fotografías de piezas de madera atravesando matas de palma real. Como por ejemplo, el de Ivan Ray Tannehill, Hurricanes, publicado en 1938, donde aparece la imagen relacionada con un huracán en Puerto Rico el 13 de septiembre de 1928 y menciona también dos casos parecidos, uno ocurrido en Guadaloupe, Antillas Francesas, el 26 de julio de 1825 y otro en La Habana, Cuba el 20 de octubre de 1926.
 

Mas adelante, Dunn publica la fotografía de la mata de palma con un listón de madera en uno de  los parques de la ciudad de Santo Domingo destruida por el huracán de San Zenón del 3 de septiembre de 1930, todos estos casos se relacionan con la alta velocidad de los vientos y las fuerzas que pueden generarse.
 

Dos días después del paso del huracán Georges sobre la República Dominicana, tuvimos la oportunidad de ver y fotografiar en uno de los campos de la provincia de La Romana en el este del país y por donde pasó el Ojo del huracán, una mata de palma real con dos listones. En la fotografía obtenida, como ustedes pueden ver,  se observan varios detalles, como por ejemplo,  no hay hojas en los árboles excepto las pencas de la palma que resistieron la velocidad del viento, los listones están alineados en el centro y se observa una rajadura en el tronco de la palma desde el listón mas alto hasta el borde inferior de la fotografía.
 

En otra imagen obtenida en la ciudad de Santo Domingo por donde pasó el borde sur del Ojo de huracán obtuvimos la fotografía de la mata de coco, atravesada no por un listón, como en el ejemplo anterior, sino por una pieza mas gruesa; en la fotografía podemos destacar los siguientes detalles: las dimensiones de la pieza de madera es mayor que en los ejemplos anteriores, en este caso la madera esta mas próximo al suelo, esta colocada en forma vertical y se observa la rajadura en el centro de la mata desde mas arriba del cuartón hasta la parte inferior de la fotografía y mucho mas abierta, los cocoteros al fondo mantienen las pencas.

 

Finalmente encontramos  dos fotografías en la publicación de la Semana para el conocimiento de los Huracanes del Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos de América, publicada en  su página de Internet, donde aparecen en la sección relacionada con los efectos del viento generado por huracanes, una de Max Mayfield con un listón de madera en la parte alta del árbol, las pencas de la palmera pueden inducir un torbellino anticiclónico.

 

La otra imagen que aparece en la publicación y que también incluimos es de Evelyn Shanahan, donde muestra una palma real con nada mas y nada menos que una pieza de playwood; igual que en las fotografías anteriores, en esta podemos observar que se trata de una pieza de 48 pulgadas, que la misma esta colocada verticalmente, que la parte mas dañada de la pieza de madera no es precisamente la que pudo impactar con la palmera, la rajadura en el centro de la mata es evidente, se trata de un árbol joven de poca altura, por esa razón quizás, el fenómeno pudo producirse  a bajo nivel.

Todos estos razonamientos nos hacen suponer que realmente no se trata de un impacto en forma  de proyectil sobre las palmeras, sino mas bien de otro tipo de mecanismo, resulta imposible asimilar que un listón, cuartón o playwood, como los que hemos visto en las fotografías sean capaces de perforar palmeras y cocoteros conociendo la dureza de sus troncos.

 

Antes de llevarlos al final de nuestra teoría, es bueno revelar algunas narraciones de espectadores de  las interioridades de los huracanes, cuentan varias señoras en diferentes sectores de la ciudad de Santo Domingo, que cuando el huracán DAVID se produjeron torbellinos que agarraban las matas y las ponían a girar como si fueran un abanico, que luego soltaban quedando en posición erecta.

 

Durante el mismo huracán pudimos ver personalmente en el área de Sans Souci, Santo Domingo, un cocotero sometido a torsión y con rajaduras en su tronco; pero quizás, las mas interesantes narraciones son las siguientes: un  residente del sector rural en Hatillo, provincia de San Cristóbal nos informaba de una mata de mango que fue arrancada por los vientos fuertes  y arrastrada en su dirección, al cabo de un tiempo la mata regresaba en dirección contraria al lugar.

 

En el poblado de Haina varias planchas de zinc se vieron volando cautivas dentro de un torbellino, un tiempo después se organizaron para depositarse en un terreno bajo ordenadamente, finalmente quiero referirme a los informes de San Pedro de Macorís, después del paso del huracán Georges, visitamos el este en busca de información sobre la entrada  del Ojo y sus efectos, en la ciudad de Macorís, tuvimos la oportunidad de conversar con unos niños...... ¡¡que se encontraban en la  calle durante el paso del Ojo del huracán!!...... ellos me contaron, igual que el profesional de Haina, que vieron volando muchas planchas de zinc, dando vueltas como palomas y que de un momento a otro se colocaron en fila y se metieron todas por un hueco del segundo piso de una edificación, interesante.

 

Después de analizar todas estas experiencias y resaltar nuevamente que todos los ejemplos que hemos mencionado, tienen las mismas características, como son las siguientes:

a)    Parecen particularidades de huracanes fuertes.

b)    Ocurren muy próxima a la trayectoria del Ojo.

c)     La posición de los listones o madera es siempre vertical.

d)     Cuando ocurren sobre las palmas reales se producen en la parte alta.

e)     En los cocoteros se puede presentar  a bajo nivel

f)       En todos los casos se observa una rajadura vertical en el tronco.

 

Hemos llegado a la conclusión de que este efecto no se produce en la zona de alta velocidad de vientos, por el contrario, que se produce en una zona próxima a la pared del Ojo, debido a torbellinos muy localizados, sobre palmeras y cocoteros, cuyas pencas muy resistentes son capaces de producir la torsión necesaria en este tipo de árboles, para que abran  en sus puntos mas débiles a lo largo de una vertical y donde quedan cautivas las piezas de madera primero en el torbellino y luego en el cierre súbito de las palmeras cuando desaparecen tal como lo hemos visto en las fotografías.
 

Todo parece indicar también, que existe un anillo de transición relacionado con la pared del Ojo, flexible y cambiante, donde se pasa de los vientos mas intensos del huracán a los más débiles, en esa zona entendemos,  es donde se producen estos torbellinos de diferentes tamaños, que no alcanzan la clasificación de tornados.

 

Dejamos a la consideración de los meteorólogos y expertos sus contrarios o favorables comentarios.

 

Julio 8, 2002.