CONSIDERACIONES METEOROLOGICAS SOBRE EL PROYECTO

DE UNA PLANTA GENERADORA EN LA BAHIA DE MAIMON, PUERTO PLATA.

Antonio Cocco Quezada

 

            La bahía de Maimón queda en las costas norte de la Republica Dominicana a unos 10 kilómetros al oeste de la ciudad de Puerto Plata próxima a los 20 grados de latitud norte, esa posición la coloca dentro de un régimen de vientos superficiales del este, prácticamente todo el ano, producto del anticiclón del Atlántico Norte, que es modificado tanto en dirección como en velocidad por el paso de diferentes sistemas meteorológicos.

            Históricamente el lugar esta protegido al impacto directo de ciclones tropicales, y algunos como el huracán Andrews de 1992 puede producir fuertes oleajes en todas estas costas.

            La bahía esta definida al oeste por la Punta Maimón y al este por la Punta de la Guardia, a la derecha en la fotografía, donde tienen la Cadena de Hoteles RIU sus instalaciones y una playa turística en la bahía  para la recreación de sus clientes que  puede verse también en la fotografía y que es utilizada diariamente por decenas de turistas, que han inducido un progreso a los poblados de Don Gregorio y Maimón en los últimos tres años, superior a los trescientos años anteriores, desarrollándose una serie de negocios de servicios que han elevado la calidad de vida de sus habitantes.

            Esa zona ocupada por los hoteles y limitada al sur por la carretera a Maimón y la autopista que va a Puerto Plata es el limite occidental de la zona turística regulada por las autoridades gubernamentales y que se extiende hacia el este a los proyectos de Cofresi, Cafemba, Playa Dorada y otros.

            Paralelo a las costas existe una corriente marina que va de este a oeste con una velocidad promedio de un kilómetro por hora; en cuanto a su clima es una zona típica del periodo de actividad frontal, es decir, las lluvias se producen entre los meses de noviembre a abril producto del paso de sistemas frontales.

La instalación de una planta generadora de electricidad de180 megavatios; suponemos que se haría hacia la parte occidental de la bahía; implicaría manejo de combustible con derrames y contaminación de las aguas con la operación de la planta,  y emisión de contaminantes a la atmósfera, sólidos y gaseosos.

En condiciones normales y refiriéndonos al viento, los contaminantes emitidos serian transportados hacia el oeste, es decir, que el daño no se haria localmente, pero se comienzan a deteriorar las posibilidades de desarrollo de Cambiaso y más aun las instalaciones presentes y futuras de los proyectos turísticos de la  Bahía de Luperón.

La corriente marina de que hablamos y el oleaje normal produce una corriente circular cautiva dentro de la bahía que llevaría los contaminantes suspendidos en las aguas y los superficiales en dirección de la playa turística mencionada con el consiguiente deterioro medioambiental y propagación futura hacia el oeste.

Durante los meses de invierno, precisamente los de mayor afluencia turística a la República Dominicana debido a las frecuentes vaguadas y frentes polares el viento en superficie sigue del este pero a dos o tres miles de pies se invierten del oeste y los contaminantes sólidos suspendidos regresan nuevamente al lugar, muchos de ellos se precipitaran sobre las instalaciones de Maimón y otros más hacia el este. Para que ustedes conozcan el poder de transporte del viento, en estos días ha estado llegando polvo desde Africa a la región del Caribe.

Finalmente, uno de los aspectos más importante es el alto riesgo que tiene una instalación marítima en la  Bahía de Maimón, abierta, debido a los oleajes y al mar de fondo generado por los ciclones extratropicales que comúnmente salen de las costas de los Estados Unidos al atlántico durante el invierno en latitudes mas bajas, dependiendo, como se ha tratado de relacionar, de las condiciones en el Pacifico ecuatorial. Cuando no tenemos Niños, ni tampoco Niñas, es decir en condiciones normales, las posibilidades de un invierno con precipitaciones en las costas norte del país y oleajes proyectados desde bajas presiones a nuestras costas son altas, y esto es lo que podríamos esperar en el invierno 2001-2002 si los pronósticos de los modelos numéricos se cumplen.

De manera que, los expertos medioambientales deben buscar un lugar más apropiado para la instalación de la planta que tanto necesitamos, manteniendo el ambiente natural de Maimón y su explosivo desarrollo.

 

29 de junio 2001.

 

 

Fotografía aérea de la Bahia de Maimón, a la izquierda se observa la Punta Maimón y la parte de la bahia donde se pensaba

instalar la planta generadora de electricidad a la derecha, las instalaciones de los hoteles RIU de Puerto Plata.